Sinónimo de excelencia y calidad, las escuelas suizas son conocidas por su nivel educativo excepcional.
Una tradición de excelencia
Las escuelas suizas son conocidas por su nivel educativo excepcional. Sinónimo de excelencia y calidad, estas escuelas ganaron por primera vez esta reputación en el siglo IXX cuando los padres en buena posición económica encomendarons sus hijos a las escuelas pupilas en Suiza. A lo largo de los siglos, la reputación de Suiza con respecto a la destreza educativa ha crecido. Las virtudes de la tradición de Suiza se reflejan en su sistema educativo. Según Piaget, “El principal objetivo de la educación es crear hombres capaces de realizar nuevas tareas, no simplemente repetir lo que las generaciones anteriores han hecho”.

Suiza se orgullece de poder ofrecer una educación de primer nivel a través de sus cursos pre y post universitarios. Estas cualidades aseguran que las escuelas pupilas estén equipadas para enfrentar los desafíos globales de hoy.

Suiza le da la bienvenida a los estudiantes en un ambiente multicultural. Cada alumno contribuye con su idioma, cultura y religión en crear una institución que a su vez forma parte de un “pueblo global”. Reunimos todos los elementos necesarios para convertir a cada alumno en un ciudadano global. Esperamos que Globalise te ayude a descubrir tu excelencia en la educación suiza.
¡Abre tu mente hacia una diversidad cultural!
Suiza es una federación de veinte y seis estados llamados cantones (seis de ellos son considerados sólo medio catones). Existen cuatro regiones lingüísticas: alemano-parlante (en el norte, centro y este), franco-parlante (en el oeste), italo-parlantes (en el sur), y romanche-parlante (una pequeña área en el sudeste). La diversidad crea una cuestión de cultura nacional y a la vez un problema recurrente.

El uso del idioma alemán se remonta en la Edad Media. El dominio del idioma alemán en Suiza ha sido reducido por el bilingüismo de la región alemano-parlante, donde el alemán y el suizo alemán base son hablados. En la región franco-parlante, los dialectos originales franco-provenzales han casi desparecido por completo a favor de un francés estandarizado coloreado por acentos regionales. La región italo-parlante es bilingüe, y la gente habla un italiano estandarizado como así también diferentes dialectos regionales. Romanche, una lengua romántica del grupo Raetiano, es la única lengua específica en Suiza, excepto por dos lenguas base.

La diversidad cultural hace de las escuelas suizas sean únicas. No sólo los estudiantes de estas escuelas aprenden lo básico académicamente, sino que también experimentan de cerca ser jóvenes embajadores y diplomáticos al conocer jóvenes de diferentes pasados étnicos, lingüísticos, religiosos, familiares y culturales. Todos son extranjeros. No existe una nacionalidad dominante entre la mayoría y la amistad es la principal moneda en este universo. La fluidez en más de un idioma luego de vivir unos años en este país es altamente estimulante y alcanzable.